Intrusismo en el sector cerrajero y los robos

La Unión de Cerrajeros de Seguridad denuncia la creciente proliferación de intrusos en el sector.

El 80% de las cerraduras de los hogares estan anticuadas y son facuiles de abrir. Cumplen su función
de abrir y cerrar, pero no reúnen las condiciones de seguridad suficientes. El 80% de las cerraduras de los hogares están obsoletas y presentan escasa resistencia a los robos. Así lo estima la Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCES), laúnica federación de asociaciones profesionales del sector a nivel nacional, representada en la comarca por Cerrajería Louzao (entre otros).

Esta federación alerta del creciente número de robos en los hogares que han crecido el 7% en el primer trimestre de este año respecto al mismo periodo de 2012 y del incremento del intrusismo en el sector, algo que indigna y preocupa a los verdaderos cerrajeros, por lo que UCES insiste en la importancia de confiar el acceso a una vivienda a un profesional acreditado.

Los cerrajeros que pertenecen a UCES han firmado un código deontológico, están adheridos a la junta arbitral de consumo, cuentan con al menos dos años de actividad y deben presentar un certificado de penales que implica que no tienen antecedentes y actúan de forma que tratan de minimizar el impacto en la puerta sobre la que actúan.

Porque esta federación alerta de los falsos cerrajeros que trabajan en el sector, personas que por 300 € siguen un curso básico de 25 horas. UCES resalta que las herramientas que antes manejaban solamente los cerrajeros profesionales están ahora al alcance de cualquiera, de forma que se está  facilitando el acceso de forma ilegal a cualquier vivienda, por ello esta federación recalca los consejos que quiere trasladar a la sociedad: que los hogares cuenten con una buena cerradura y que el acceso a una casa no se ponga en manos de cualquiera.

Esta federación considera necesario que cuando se llame a un cerrajero y venga a casa, se acredite
igual que hace el técnico que acude a revisar el gas. Además, los cerrajeros que pertenecen a UCES hacen que la persona que les ha llamado para que fuercen o renueven la cerradura de un hogar les firme una autorización. También reclaman al propietario de la vivienda que se identifique para no verse envueltos en ningún posible delito de allanamiento de morada o de complicidad en un robo, «que todo se haga de forma muy regulada para que se evidencie que somos cerrajeros profesionales y no cacos, porque está ocurriendo que hay quienes haciéndose pasar por cerrajeros se dedican a robar». Además, recuerdan los expertos en seguridad que aunque no hay nada imposible para los ladrones, una cerradura nueva y segura retrasa el robo y provoca que los ladrones hagan más ruido, de forma que incluso los vecinos pueden advertirlo y avisar a la Policía.
«Un consejo gratuito es cerrar siempre con doble vuelta, aunque sea por unos minutos»