Llave mágica

La policía ha detenido a dos personas, acusadas de una veintena de robos en pisos de Valladolid, les detuvieron, justamente, en uno de esos atracos. Empleaban un sistema inédito en nuestro país, una llave que copia automáticamente las molduras de cerraduras.

Europa Press | Madrid | Actualizado el 26/01/2013 a las 17:04 horas

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos varones de nacionalidad búlgara que fueron sorprendidos cuando manipulaban la cerradura de una vivienda mediante el método de la ‘llave mágica’ para acceder a su interior.
Según han informado fuentes policiales en un comunicado recogido por Europa Press, las detenciones se han podido llevar a cabo este jueves gracias a la colaboración ciudadana, cuando miembros de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana y Policía Local acudían a la llamada de alerta de un ciudadano que había detectado la presencia de dos varones que llamaban de forma insistente a los timbres de los porteros automáticos, para acceder a un edificio de Huerta del Rey.

Al ser conscientes de la llegada de la Policía, los ahora detenidos, cuyas identidades corresponden a las iniciales K.P.P, de 36 años, y V.N.M, de 39, se refugiaron en la última planta del bloque de pisos.

Según el comunicado, se trata de dos especialistas en abrir las denominadas cerraduras de borjas dobles o doble paletón conocidas popularmente como cerraduras de alta seguridad o puertas acorazadas.

Accedían a los domicilios usando un útil de fabricación casera simulando, mediante unos denominados ‘palpadores’, el dibujo de las borjas de la cerradura, y que permitía proceder a su apertura sin ningún tipo de problema. Se trata de un sistema similar al usado por los profesionales de cerrajería, y un ‘modus operandi’ delictivo “desconocido hasta fechas recientes en España”.

De esa manera, no producían desperfectos ni en las puertas ni en las cerraduras por lo que los ciudadanos afectados no se explicaban cómo habían podido acceder a sus domicilios e incluso en algunos casos, al apoderarse de llaves de repuesto, dejar cerrada de nuevo la puerta con varias vueltas de llave.

Su técnica consiste en llamar a los porteros automáticos con la finalidad de detectar viviendas vacías, para, una vez que alguna persona les ha franqueado el acceso al portal de la finca, subir a alguna de las plantas altas del edificio en el que sus viviendas se encuentren vacías y así, sin molestias, proceder a la apertura de las puertas, al acceso al interior de la vivienda o viviendas y saquearlas, llevándose especialmente joyas y dinero en metálico.

La ‘Operación Llave’ se inició a mediados del mes de noviembre, cuando se tuvo conocimiento de que en Valladolid podría haberse instalado una persona o bien un grupo delincuencial compuesto por ciudadanos búlgaros, que estarían dedicándose a perpetrar robos en viviendas por este procedimiento mientras se encontraban alojados junto a ciudadanos de su misma procedencia, lo que hacía “muy difícil” la localización de estos grupos y su desarticulación.

Ahora, los investigadores de la Brigada Provincial de Policía Judicial tratan de averiguar su posible implicación en la perpetración de una veintena de robos con fuerza en viviendas desde el pasado mes de agosto.

A los dos detenidos les constan varios antecedentes policiales por detenciones anteriores y a uno de ellos varias identidades supuestas.

robos usando la ‘llave mágica’

La policía ha detenido a dos personas, acusadas de una veintena de robos en pisos de Valladolid, les detuvieron, justamente, en uno de esos atracos. Empleaban un sistema inédito en nuestro país, una llave que copia automáticamente las molduras de cerraduras.

Europa Press  |  Madrid  | Actualizado el 26/01/2013 a las 17:04 horas

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos varones de nacionalidad búlgara que fueron sorprendidos cuando manipulaban la cerradura de una vivienda mediante el método de la ‘llave mágica’ para acceder a su interior.Según han informado fuentes policiales en un comunicado recogido por Europa Press, las detenciones se han podido llevar a cabo este jueves gracias a la colaboración ciudadana, cuando miembros de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana y Policía Local acudían a la llamada de alerta de un ciudadano que había detectado la presencia de dos varones que llamaban de forma insistente a los timbres de los porteros automáticos, para acceder a un edificio de Huerta del Rey.

Al ser conscientes de la llegada de la Policía, los ahora detenidos, cuyas identidades corresponden a las iniciales K.P.P, de 36 años, y V.N.M, de 39, se refugiaron en la última planta del bloque de pisos.

Según el comunicado, se trata de dos especialistas en abrir las denominadas cerraduras de borjas dobles o doble paletón conocidas popularmente como cerraduras de alta seguridad o puertas acorazadas.

Accedían a los domicilios usando un útil de fabricación casera simulando, mediante unos denominados ‘palpadores’, el dibujo de las borjas de la cerradura, y que permitía proceder a su apertura sin ningún tipo de problema. Se trata de un sistema similar al usado por los profesionales de cerrajería, y un ‘modus operandi’ delictivo “desconocido hasta fechas recientes en España“.

De esa manera, no producían desperfectos ni en las puertas ni en las cerraduras por lo que los ciudadanos afectados no se explicaban cómo habían podido acceder a sus domicilios e incluso en algunos casos, al apoderarse de llaves de repuesto, dejar cerrada de nuevo la puerta con varias vueltas de llave.

Su técnica consiste en llamar a los porteros automáticos con la finalidad de detectar viviendas vacías, para, una vez que alguna persona les ha franqueado el acceso al portal de la finca, subir a alguna de las plantas altas del edificio en el que sus viviendas se encuentren vacías y así, sin molestias, proceder a la apertura de las puertas, al acceso al interior de la vivienda o viviendas y saquearlas, llevándose especialmente joyas y dinero en metálico.

La ‘Operación Llave’ se inició a mediados del mes de noviembre, cuando se tuvo conocimiento de que en Valladolid podría haberse instalado una persona o bien un grupo delincuencial compuesto por ciudadanos búlgaros, que estarían dedicándose a perpetrar robos en viviendas por este procedimiento mientras se encontraban alojados junto a ciudadanos de su misma procedencia, lo que hacía “muy difícil” la localización de estos grupos y su desarticulación.

Ahora, los investigadores de la Brigada Provincial de Policía Judicial tratan de averiguar su posible implicación en la perpetración de una veintena de robos con fuerza en viviendas desde el pasado mes de agosto.

A los dos detenidos les constan varios antecedentes policiales por detenciones anteriores y a uno de ellos varias identidades supuestas.

Los cerrajeros exigen regularizar la profesión

seguridad

Una calle de Zaragoza amaneció hace unos meses con todas las cerraduras rotas. En los portales de las viviendas se amontonaban pegatinas con el número de teléfono de cerrajeros. Hace dos años se constituyó la Unión de Cerrajeros de Seguridad (Uces). La integran varias asociaciones de todo el país.

 

La más numerosa es la aragonesa. Representan al 80% de los profesionales registrados y trabajan en contacto continuo con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. El objetivo era promover la regulación de un sector al que cualquiera puede acceder. Y frenar las prácticas fraudulentas.

El colectivo, compuesto por 2.000 profesionales, está ya en conversaciones con el Gobierno central para que establezca una serie de criterios que clarifiquen el acceso. Por ejemplo, no tener antecedentes, la aprobación de un código ético o promover el uso obligatorio de las facturas. Todo ello queda reflejado en un protocolo de incorporación a la Uces, que contempla la comprobación de antecedentes, la formación o la inscripción en un listado público de cerrajeros de seguridad. La asociación quiere que el documento sirva de guía para todo aquel que quiera incorporarse a la profesión.

 

NUEVAS TECNOLOGÍAS Entre otras cosas, se ha puesto en marcha un proceso de identificación a través del móvil. Con el número de licencia se puede acceder a un fichero alojado en internet y comprobar que el cerrajero está registrado. Además, el colectivo otros pasos para visualizar su compromiso con la sociedad y su apuesta por la seguridad. La firma del convenio mediante el cual se cambian las cerraduras de las viviendas de mujeres maltratadas de forma gratuita.

Pero Uces considera que es necesaria una mayor regulación, que permita ejercer un control más férreo sobre productos y servicios susceptibles de afectar directamente a la seguridad física o económica de los ciudadanos. Hasta ahora han mantenido encuentros con los responsables del Ministerio de Industria y de Interior. El siguiente paso será que Educación incorpore a la cerrajería en el catalógico nacional de cualificaciones, en el área productiva de seguridad.

Fuente: http://www.elperiodicodearagon.com/